No des nada por terminado, las palabras tristes aun no han acabado.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Querida esperanza quédate un rato más.

Una brisa inconfundible, árboles dormidos en un invierno demasiado profundo, un río como el cristal y miles de recuerdos a nuestro alrededor. Estaba en casa, o en lo más parecido que hay a ella.
Un lago limpio, tranquilo, frío. Agua fría de esa que te corta la circulación , que te demuestras que sigues viva, y ella allí, sonriendo asombrada de aquel maravilloso mundo mientras las nubes sobrevolaban nuestras cabezas.

Cada paso que dabas, el sonido de las hojas, de la corriente del agua, del viento retumbando en aquella inmensidad como algo armonioso. Lo había echado de menos.
Ahora ella conocía parte de mi mundo visto desde una pequeña altura.

Hacia sol, supongo que tuvimos suerte. Humo, poco pero aterrador. Se escondía en las montañas.

Palabras desconocidas en mentes demasiado jóvenes. Silencio ... Por un  momento solo oí eso y me llenó más de lo que me podría haber imaginado. El viento recorría nuestras miradas y las nubes se iban tornando más grises.
Secretos, millones de secretos guardados en árboles inmensos y pese a ello había mucha tranquilidad. los pájaros tocaban en su banda sonora de cada día y las hojas caían.
De repente todo fue más lento, todo importó, incluso que el no estuviera allí y realmente fue tan inquietante y maravilloso. Brillaba, brilló y seguramente brillará.

Aun pienso en abandonar todo esto, aunque sé que no hay nada mejor.
      Mi libertad...

lunes, 20 de febrero de 2012

Dejarse llevar suena demasiado bien...

Repetí tantas veces aquellas palabras mientras cada parte de mi cuerpo se estremecía y mi alma era destruida con terror, que deje de respirar pues mi pecho no aguantó aquella realidad. Me prometí a mi misma un desde cero cuando los " tal vez" se acabaran , hoy todo parece perdido.
Mintió.Mentí.Mentimos.
Ya no me preocupa, ya nada duele. Le di demasiada importancia en mi cruel vida.
El mundo se está quedando pequeño, desde hoy las promesas no existen y todas las mentiras no sirven. Palabras de esperanza en un alma demasiado pura como para comprender nada, no lo entendió. Sinceramente, yo tampoco.
Fue como un auto reflejo que hizo que las lágrimas volvieran a su cauce.
Y una vez más yo estaba atrapada entre la mentira y la amistad. Apagué la luz con la pequeña esperanza de ver algo que parecía oscuridad pero los recuerdos seguían brillando demasiado.
Olvido. Espero saber aceptar esta nueva realidad en la que todos ganan menos yo.

                           

viernes, 17 de febrero de 2012

¡Ala! Nubes negras.

Hoy parece que solo importa aquel " Hola, buenas" y ese rápido "Adios" 




Estoy destrozada por este siniestro presente. Las palabras mueren a manos del dolor visto desde ojos inocentes y las lágrimas hacen arder a los recuerdos rotos. Hoy cada tormenta se a convertido en un gran tornado que arrasa todo bueno sentimiento que esté cerca. Los libros son quemados por terror y la música se a acabado.
Hay una carta abandonada en mi buzón, donde cada te quiero es una mentira sin perdón.
Supongo que esta vez ya no queda a donde agarrarse pues la poesía no salva corazones. Este triste cielo nos esta cubriendo con sus fríos pensamientos y algún nuevo desastre se avecina.
Todo terminará el día del principio. 6811 MDDM.

               Querido pasado me voy, y no pienso echarte de menos...

domingo, 12 de febrero de 2012

Caminando en el aire.

Nuestras sombras nos recordaban lo que habíamos sido y eramos mientras el sol se ponía entre un viento lleno de libertad. Hacía frío, tanto que pudimos dejar de sentir nuestro dolor.
Nuestras huellas hacían un camino entre canciones y sonrisas, mientras cada pisada se perdía.
Seguía viva, tal vez con un par de nuevos rotos en aquellos viejos vaqueros, pero seguía viva.

Sus carcajadas me recordaban a un viejo cuento de hadas. Salieron duras palabras de esa sencilla mirada imnótica. Algo de dolor mezclado con un poco de olvido.
Acababa de coger una bocanada de aire tan grande que por un instante me sentí perdida, había olvidado lo que era leer algo que poder sentir. Fue frágil como el cristal, tal vez un poco armonioso. Cada acorde era una sonrisa rota dentro de un corazón acabado.
"Me dan miedo los cuenta cuentos."
Será una simple frase pero puede llegar a asustar.
Un cuento, una mentira.
Una mentira ,un mentiroso.
Las horas volaron en breves recuerdos y al final los momentos se acabaron.
Suelo decir que volar sería una gran aventura, esta vez no habrá secretos.
No se trata de volar... Se trata de sentir algo que no sea dolor.


viernes, 10 de febrero de 2012

La pequeña niña buena se ha ido. Ahora solo queda una mirada llena de secretos.

Llevo demasiado tiempo callándolo todo, he escuchado lágrimas de dolor en una sonrisa y muchos "me rindo" en cada puño cerrado. Silencio. 
Se acabó, se acabó la poca paciencia que me quedaba. Ahora llega el tiempo del pasado. El tiempo de secretos entre mirada y mirada.
Las falsas promesas no suelen esconder algo tan destruido. Y si , otra vez voy camino de equivocarme . De volver a caer. ¿Y qué? El Quizá se ha quedado pequeño en estas circunstancias.   
Me he cansado de esperar a la esperanza, ahora el destino se escribe con lágrimas.
 Se acabó el tiempo de reflexión. 


sábado, 4 de febrero de 2012

Si no sientes nada has perdido.

Me levanté con recuerdos volando en mi mente, el día era frío. Tan frío que me olvidé de sentirme culpable. Mi cuerpo se estremecía mientras caminaba tranquilamente hasta la nada. Cada hoja tenía cristales invernales encima y me recordó la nostalgia de mis ojos.

Llevaba días sin una sola palabra que poder sentir. Ahora era yo la que mentía solo con respirar y empezaba a cansarme seguir mirando con dolor.
Las horas fueron marcando los antiguos recuerdos con punzadas en un corazón brillante, que iba perdiendo su brillo. Los minutos fueron olvidos olvidados entre el destierro, los segundos pestañeos indecisos llenos de melancolía . El tiempo se fue agotando y las miradas fueron pasto del dolor.
Fue entonces cuando lo sentí todo de golpe.
                           Sí. Había cambiado mi trozo de mundo.Lo había jodido.



Que ya no queda aire que poder respirar.

Hace poco me dijeron que los días malos no son tan malos, y que lo buenos no son tan buenos. Que nuestros corazones están en continuo movimiento hasta que que paran, que siempre ha habido un final.
Fueron palabras simples, despreocupadas. No las entendí en ese momento, pero ahora sé que cada palabra era exacta y real.

Duele. Supongo que si no doliera no importaría y eso sería todavía más triste, pero la verdad es que ya no importa.

Me a consumido una tristeza tan grande que incluso las lágrimas se han ido. Caí. Mil y una veces, incluso muchas más. Me levanté como si fuera la primera vez que lo hacia, pero esta vez no puedo hacerlo sola y todo el mundo a mi alrededor parece indiferente a mi situación.
Trágico final para una mentira.
Unos suspiros de silencio en nombre de quien mintió, palabras estúpidas escritas en un pequeño cuaderno escondido con miedo.
Me repito a mi misma que debo cerrar los ojos, olvidarme de todo y sonreir. No suele funcionar, aunque lo sigo intentando...

                  No entendía nada hasta que, de pronto, lo entendí todo.