No des nada por terminado, las palabras tristes aun no han acabado.

martes, 19 de junio de 2012

Finit

Mi corazón estaba a punto de explotar y mis ojos se nublaban sin remedio. En mi garganta se iban acumulando todos los sentimientos oprimidos y amenazaban con escapar formando gritos de dolor.
Reprimí las lágrimas, lo hice hasta que en mi cabeza nada encajaba. Las cajas de recuerdos se iban acumulando en mi mente y empezaban a pesar demasiado.
Me encerré en mi pequeña prisión y quise hacer desaparecer a aquella frágil llave.
La llamé, no sé exactamente porque, solo buscaba una salida y ella siempre era una.
Mentiras. Promesas. Secretos. Recuerdos.Sonrisas. También un par de lágrimas con sabor amargo, lo enterré en aquello que llamo olvido mientras intentaba hablar sin derrumbarme.
Palabras, solo eso, eran frías hasta para mi y todo parecía diferente. Perdido. 
Después de tanto tiempo, el tiempo se había ido y todo lo que quedaba de mi con el. Debía esperar a que toso cayese una vez más pero esta vez el dolor me oprimía el pecho y cada vez me costaba más respirar.
Debía mentirla una vez más y luego romper todas sus ilusiones, matar a su mente con dulzura.
El simple hecho de hacerle daño me hacía temblar, no podría guardar el secreto mucho más.


                                                      Lo siento. Esta vez soy
                                                      yo la que decepciona.
                                                     La que pierde.
                                                     La que muere sin dolor.