No des nada por terminado, las palabras tristes aun no han acabado.

miércoles, 29 de julio de 2015

El verano también juega con nosotros.

Vamos a ir dando tantos pasos que al final será otro el que se tropiece en el camino.
Vamos a estar tan preparados para la lucha que ganaremos antes de salir al campo de batalla.


Como se puede observar en las frases anteriores, depende mucho de lo que tú estés dispuesto a hacer por ti mismo. Implica todos tus pensamientos en uno y todas tus malas intenciones. Rendirte depende de muchos factores que la mayoría de nosotros pasamos de largo normalmente.

"¿Qué puedes perder si no posees nada?"  En realidad, la pregunta es : ¿Qué puedes perder si no estás dispuesto a contraatacar?  Puede que no tengas mucho o que estés tan en bancarrota que ya se te haya olvidado que se siente al poseer algo de verdadero valor, pero lo que de verdad importa es qué decides hacer cuando tu peor pesadilla se te vaya a tirar al cuello - a morderte en tu punto débil - , a arrebatarte aquello que aún te importa.

Esa es la pequeña diferencia entre las frases o entre todas las formas que tienes de apuntar a alguien a la cabeza.

Sigo esperando que esta vez sea yo la que maneja el arma y tiene todo bajo control porque no pienso rendirme ante tu mirada gris llena de esqueletos y malas intenciones; ese es un capítulo de mi diario que ya he dejado muy atrás y no pienso revivir.


No esperes que vaya a salvarte o que me tire por un puente por ti, pero voy a darlo todo por mi misma, por mi lucha. Por mi causa. Solo por la mía. Voy a ser infinitamente egoísta esta vez porque pienso sobrevivir.














sábado, 25 de julio de 2015

Podrían poner ya los créditos finales.

No sentir nada a veces nos ayuda a recordar que estamos muy jodidos. Jodidos como cuando te vas de fiesta y después de beberte tres botellas y soltar todas las risas falsas que te quedaban caes en esa especie de oscuridad llena de tristeza que te rodea continuamente y tu eres incapaz de ver.
No sentir nada te ayuda a recordar que en realidad le importas a mucha menos gente de lo que esperas y que a la que le importas no piensan salvarte - no saben nada sobre ti- , no saben que llevas en un pozo sin fondo años enteros.
No sentir nada te ayuda a levantarte y no tener que pensar que es lo correcto y que no lo es. Te ayuda a decir las cosas sin pensar, te ayuda a no sonreír cuando toda tu familia habla de él y tu tienes una ganas inmensas de verle otra vez, de mirarle a los ojos y soltarle alguna cosa que sea verdad y que le duela de verdad.
No sentir nada te va a ayudar a apagar tu móvil y no querer volver a encenderlo porque ¿a quién coño le importa que lo hayas apagado?

La lista continua. Os lo juro. Hacía tanto que no me sentía así de vacía que todavía no sé por qué el café ya no funciona o por qué me termino libros en apenas horas y aún así no distraen a mi mente. La verdad es que el vacío no me tranquiliza, no me ayuda, no me consume del todo pero estoy segura de que debo de tener una ojeras enormes. Ya sabéis, eso de desintoxicarte a ti misma sin ayuda de nadie es mucho más fácil el primer día que te lo propones y mucho más difícil después de tener todas las noches pesadillas y no poder hablar con nadie para contárselo.

¡Uy, y no quiero hablar de los amigos! Me rio yo en su cara. Esa gente no te conoce, no sabe una mierda de ti. No sabe por qué estás tan jodida o por qué no puedes permitirte amar a nadie. Já. Que si lo sabré yo... Los amigos son los primeros que actuarán como si no pasase nada porque creen que así desaparecerá el problema. Pero el problema va a seguir ahí. No se darán cuenta, o peor, lo ignorarán, pero puedo aseguraros que el problema empezará a hacerse tan grande que será imposible dormir en la misma cama que él.

Ya no se trata de que no creas en el amor, de que tu ciudad apeste y tengas ganas de salir corriendo hacia cualquier parte cambiarte de nombre y no volver, se trata de que estás tan jodidamente asustada hasta la médula que no podrás salir de casa a ver los rayos del sol y nadie te hará preguntas de por qué no sales o por qué te ves tan consumida en esa mierda. Lo van a ignorar. y eso si que duele. Duele casi tanto como darte cuenta de que el verano se te está haciendo mucho más cuesta arriba que la mayoría de las cosas que había antes en tu vida. Te darás cuenta de que todo lo que esperabas hacer se convierte en humo y al final nadie lo hace. Y después al final del día esa desazón de decepción por ti mismo seguirá en el mismo lugar que la dejaste el día anterior. Eso si que es jodido. Eso si que duele. Eso si que es vacío. Eso si que me está destrozando de verdad.

Y lo siento. ¿vale? Siento no ser tan simple como todo el mundo espera o que todos se crean mis estúpidas mentiras a la primera porque su coeficiente intelectual no les da para tanto. Siento mentir y tener que levantarme cada mañana y no sentir nada. Siento que se me vaya el verano a la mierda y que mis amigos (que no son tan amigos) no se pregunten donde estoy. Siento contar todo esta mierda a alguien si es que alguien lo lee. Me da igual. He llegado a un punto donde me da igual. Me da todo igual.


Así que espero que alguien me invite a emborracharme en medio del bosque cuando está tan oscuro que no puedes ver ni a tu propio corazón. Espero perderme y resurgir de todas mis cenizas - que son muchas- y espero que cuando todo el proceso acabe y yo ya esté como nueva para la sociedad otra vez, en ese momento, espero que la gente se de cuenta de que son una basura y de que las pocas personas que valen algo en este ilógico mundo se están destruyendo a si mismas y a nadie le importa.

Eso si que es triste. Y lo está diciendo alguien que no siente nada.