No des nada por terminado, las palabras tristes aun no han acabado.

lunes, 12 de junio de 2017

La vida se estropea pero no se destruye

He mentido cuando le miraba a los ojos,
con la poca decencia que me quedaba
en la punta
de la lengua,
rezando para que no se diera cuenta de que 
me duele respirarle
y no poder hacer
nada.

Como siempre.

Porque tengo algo
que está muy roto y suena de noche,
cuando me duermo,
como si quisiera recordarme
que 
ya no estás.

Nunca has estado.

No puedo decir que eso
me rompa el corazón.
No me queda 
más corazón para que destroces,
pero
ven aquí y coge lo que quieras.

Aquí dentro
hace frío,
está oscuro
y oirás el eco de lo que queda de mí
pero
no te vayas.

Por favor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario